Industria 4.0 y Fabricación Aditiva: La Impresión 3D como Pieza Clave en la Nueva Revolución Industrial

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

¿Nos encontramos a las puertas de una nueva revolución industrial?. ¿Qué papel van a jugar las tecnologías de impresión 3D en el nuevo contexto?

Hoy día, las Tecnologías de Información y Comunicaciones (TIC) e Internet se utilizan de forma generalizada en las empresas de fabricación, generalmente para facilitar la toma de decisiones y la gestión de la producción. Pero estamos a punto de dar un salto cualitativo, con la integración de internet en cada uno de los procesos y sistemas que conforman las fábricas, sus cadenas logísticas, y sus relaciones con clientes y proveedores: es la Industria 4.0.

El término “Industry 4.0” se empleó por primera vez en la Hannover Messe (Feria de Tecnología Industrial alemana) en 2011. La simbología 4.0 hace referencia a la cuarta revolución industrial (1ª máquina de vapor, 2ª electricidad y producción en masa, 3ª Automatización y Electrónica). Otros nombres equivalentes utilizados para aludir al mismo concepto son Smart Industry, o “Industrial Internet of Things” (I2OT), dado que en cierta medida, se asemeja al concepto de “Internet de Todas las Cosas”, pero aplicándolo específicamente a las empresas de fabricación.

La nueva revolución industrial es fruto de la interconexión, comunicación e intercambio de información entre máquinas, procesos, sistemas y personas, a lo largo toda la cadena de valor. En este nuevo modelo, las máquinas y los procesos interactúan entre ellos de forma similar a como lo hacen las personas en las redes sociales. Y  gracias a ello, se  genera y transmite información, y se comunican las acciones pertinentes en su caso.

Gracias a Industria 4.0, las fábricas estarán prácticamente “autogestionadas”, y con ello, aumentarán su eficiencia, ganarán flexibilidad y serán capaces de ofrecer productos personalizados a sus clientes, con un tiempo de entrega y costes reducidos.

Las tecnologías de impresión aditiva van a jugar un papel muy activo en esta nueva revolución industrial, pues facilitan la personalización de productos y procesos. La impresión 3D permite fabricar productos y, más importante aún, partes de productos que contribuyen a personalizar otros productos y servicios.  No hace falta que todo el producto sea nuevo, basta con poder fabricar partes del producto que permitan la diferenciación del mismo, vía prestaciones técnicas, o por medio de diseños que se adecúen a la personalidad del cliente.

Industria 4.0 e Impresión 3D forman un matrimonio de éxito, beneficioso para ambos: más allá de la personalización de productos y servicios, la fabricación aditiva abre un abanico de nuevas posibilidades para la nueva industria, facilitando nuevos diseños antes inimaginables con las tecnologías clásicas de fabricación.

Visualicemos la imagen de una persona que, desde su smart-phone encarga un regalo para su pareja en el aniversario de su relación. Y dicho producto llega, al poco tiempo, a su domicilio, proveniente de una fábrica que se autogestiona, a un precio adecuado y con la máxima calidad.  O podemos comprar un automóvil que en el panel de frontal lleva gravado nuestro nombre con una imagen entrañable. Esto es el futuro; perdón, esto es el presente…

art16_fabricacion_aditiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *